Perros

[Perros][btop]

Noticias

Gánate la confianza de un gato con 5 oxiconsejos

Debido a su carácter independiente son más difíciles de adiestrar que los perros. Para lograrlo tienes que armarte de paciencia y mucho amor, pues es un proceso lento

Si acabas de adoptar un gato o si no te llevas bien con el que tienes, estos oxiconsejos te ayudarán a intentar mejorar esa relación. Bien sabido es que la mayoría de los gatos son indiferentes a los llamados, órdenes o caricias.

Sin importar con cuanta suavidad o amor se les trate, pues cuando no quieren hacer caso lo harán saber fácilmente, a través su inmovilidad o sin siquiera voltear a mirar.


El instinto de independencia suele estar muy marcado en los felinos, además también son muy desconfiados. Con estos 5 pasos puedes intentar ganarse su confianza y descubrir su parte amorosa y dulce –la cual todas las mascotas tienen, pero los gatos son más temerosos para mostrarla–.

Acepta su forma de ser y permítele adaptarse
Comprende su naturaleza felina, sé paciente y muestra constante interés por hacer amistad 
Tienes que entender que los gatos necesitan más tiempo para confiar en las personas y reaccionan más lento a las recompensas que los perros, por ello lo mejor es dejar que el animal se adapte a su ritmo y se sienta sano y salvo a tu lado.

No se le debe obligar a realizar algo que no desea, pues él poco a poco avanzará a medida que entre en confianza. Trata de ser tranquilo y poco insistente para que el minino reaccione mejor.



Otórgale un lugar propio

Encuentra un espacio donde el gato pueda tener su caja de arena, cama y juguetes, así en las ocasiones que se sienta ansioso, estresado o asustado tendrá a donde recurrir y sentirse a salvo.

Lo ideal es que desde el primer día el felino pueda sentir que tiene un hogar. Un árbol rascador con distintos niveles en los que pueda trepar y saltar es una excelente opción para jugar y al mismo tiempo resguardarse.

Además para estimular tu relación con él recuerda jugar constantemente, valiéndote de juguetes como cañas de pescar o ratones.

Proporciona agua, comida y refuerzos positivos
Una vez por semana proporciona un alimento húmedo para variar
Aunque es algo evidente, cubrir estas necesidades básicas hará que el animal asocie contigo el momento agradable de la comida. Cuando le sirvas, di su nombre suavemente y a medida que se acerque trata de acariciarlo antes de que comience a ingerir.

No olvides mantener su agua limpia y fresca para que no pierda el interés por beberla. Igualmente, evita el castigo y los regaños cuando el minino haga alguna travesura, los gritos solo harán que te vea de forma negativa y aumentarás su estrés y desconfianza.

A la hora de educarlo, opta mejor por utilizar un tono de voz calmado pero firme –o recurre a un especialista en comportamiento animal–, además celebra su buena conducta mediante los refuerzos positivos, prémialo con comida, caricias o palabras agradables –todo vale y suma para hacerlo sentir cómodo–.

Ayúdalo a relajarse

Una forma clave de ganarse su confianza es tratar de calmarlo cuando el estrés o los nervios lo agobien, para ello existen en el mercado las feromonas sintéticas –las cuales imitan a las que los felinos expulsan de forma natural cuando frotan sus mejillas con las personas u objetos–.

Estas feromonas conseguirán calmarlo y aliviarlo del estrés debido a que sienten que el espacio es más familiar. Pueden encontrarse en forma de aerosol o en difusores para enchufar en el hogar –parecidos a los ambientadores–.

También te interesaría leer: La ciencia explica cómo debes acariciar a un gato para que disfrute

Evita el contacto visual
No lo toques con brusquedad o fuerza porque a los gatos no les suele gustar
Debes evitar mostrar una apariencia intimidante frente al gato, para que así este se sienta más cómodo. Trata de no mirarlo fijamente tanto tiempo, ya que para estos animales es una muestra de desafío.

Al principio voltea la mirada para otra parte y si tienes gafas, es mejor que te las quites, para que el animal no se asuste o se aleje por percibir los ojos más grandes de lo que en verdad son. No te apresures al contacto, deja que el gato sea quien marque el ritmo y poco a poco se acerque.

Cuando el felino roce su cuerpo contra el suyo, sabrás que confía en ti. Visita nuestro Facebook e interactúa con nosotros ¡esperamos por ti!