Perros

[Perros][btop]

Noticias

Oxiconsejos para ayudar a un perro deprimido

Aún no se sabe a ciencia cierta si los caninos pueden padecer depresión clínica al igual que las personas, sin embargo si es notorio que experimentan cambios de humor y comportamientos que indican que algo distinto sucede. Por ello, hoy en Oxitocina puedes aprender cómo sobrellevar esta situación

Con frecuencia estos cambios en el comportamiento del animal suelen ser temporales y estar relacionados con eventos recientes en su vida –como el cambio de ambiente, llegada de un bebé u otra mascota, muerte de un ser querido, etc. –

Se vuelve un poco difícil detectar este padecimiento ya que los perros no pueden hablar ni decir que les sucede, no obstante, al observar con detenimiento su conducta se podrá detectar si algo ha cambiado en el animal.


De ser notable los cambios, lo primero que hay que hacer es visitar un veterinario y descartar la presencia de alguna dolencia o enfermedad, pues los síntomas de la depresión –dormir más de lo habitual, renuencia hacer ejercicio, pérdida del apetito, agresividad repentina– también son comunes en varios problemas de salud física.



Oxiconsejos para animarlo
Haber pasado por una situación estresante también puede causarle depresión
Luego de verificar que su salud física se encuentra en buen estado, es necesario animar el canino para que supere su tristeza. En la mayoría de los casos, suelen superar esta etapa emocional con mucho cariño, ejercicios y atención extra.

Con estos 5 pasos lo pondrás acompañar e impulsar a mejorar:

1- Sorpréndelo en su alimentación: el síntoma más común en un perro desanimado es la falta de apetito, por ello considera la posibilidad de darle un bocadillo o un jugoso hueso para despertar su hambre y motivarlo a comer.

Eso sí, luego del aperitivo –cuando toque su próxima hora de comer– vuelve a colocarle su plato habitual, pues tampoco puedes aceptarle o acostumbrarlo a no consumir su alimento.

2- Mantenle una rutina diaria: los animales domésticos necesitan ejercicios, juegos, aseos y otras actividades frecuentes. Lo mejor para su salud mental es que cada una de ellas se realice lo más frecuente posible y siempre –o casi siempre– a la misma hora.

Llévalo a caminar, hacer ejercicio o a pasear en el automóvil. Los perros se sienten mejor cuando saben que cada día podrán tener un rato distinto fuera del hogar.

3- Ten paciencia y dale tiempo: este bache emocional puede durar solo un par de días o varias semanas, pues cada mascota es distinta, sin embargo la mayoría vuelve a retomar su comportamiento habitual, sobre todo si cuenta con el amor y atención de sus dueños.

Si en algún caso notas que el animal no se recupera y en cambio su padecimiento aumenta, debes recurrir con un veterinario o con un experto en conducta animal.

4- Evita estimularlo demasiado: aunque es cierto que un perro desanimado necesita cariño, incentivos y más atención, se debe tener cuidado con no excederse, ya que el animal podría interpretar que su comportamiento te agrada y por eso lo premias.

Una forma sencilla para solucionar este dilema es premiarlo y felicitarlo cuando muestre signos de felicidad – por ejemplo cuando juegue, cumpla con sus ejercicios o se coma todo su alimento–.

5- No lo ignores: la razón de la tristeza y cambios de tu mascota también puede deberse a la falta de atención. Cuando la vida laboral y/o el hogar se vuelven estresantes o más demandantes, llega a ser común olvidarse del perro.

Sin embargo, ellos si notan el cambio y te puedes dar cuenta ya que además de sentirse tristes, también presentan agresividad, hacen constantes travesuras, no obedecen y/o no quieren realizar actividad física.

También te podría interesar: ¿Puede un perro morir de tristeza?

Anímate a compartir más con él y a encontrar un equilibrio para poder cumplir con las responsabilidades, sin dejarlo de lado y sin trasmitirle tu estrés o inquietudes.

¿Se puede medicar?
Dedícale tiempo y mantenlo ocupado para beneficiar su salud mental
Los antidepresivos pueden ser un recurso para la tristeza y desanimo en el perro, aunque nunca son recomendados si antes no han sido recetados por un médico veterinario.

Por lo general siempre es la última opción, además los medicamentos que prescriben, son los mismos que utilizan los humanos que también padecen de este mal.

Incluso existen terapeutas especializados en mascotas, los cuales ayudan a lidiar con los comportamientos destructivos o agresivos.  ¿Quieres más artículos de interés? ¡Síguenos en Facebook!