Perros

[Perros][btop]

Noticias

La ciencia explica cómo debes acariciar a un gato para que disfrute


Los gatos no son muy fáciles de complacer cuando de acariciarlos se trata, pues ellos demuestran rápidamente si se sienten cómodos con tus manos sobre él, normalmente con ronroneos, pero cuando no, con más razón lo harán saber, con un gruñido o en el peor de los casos, con un arañazo

Cuando el gato se siente incómodo con alguna caricia es porque no se está haciendo de la manera adecuada o lo están tocando en una zona que le causa molestia.



Normalmente, a los mininos les gusta que le toquen debajo de la barbilla –uno de sus favoritos – cerca de las mejillas y en la base de la oreja, pero es la reacción del gato es la que ayudará a entender cómo responde el animal al contacto.

A veces hay personas que por su tipo de interacción descontrolada suelen abrumar a los gatos y terminan por fastidiarlos. Algunos responden agresivamente al contacto físico no deseable y otros lo toleran, pero eso quiere decir que el gato esté feliz.

¿Cómo acariciar a un gato?

Gato incómodo con el contacto físico
Un estudio confirmó que las interacciones con los gatos puede durar más tiempo cuando es el minino quien comienza con los cariños y no la persona.

Además para que el gato se sienta completamente satisfecho, se debe dejar que elija y que tenga el control de las interacciones, es decir que manifieste si desea recibir cariño y en qué parte del cuerpo.

Si el gato está disfrutando de las caricias, debes escuchar su ronroneo, tendrá una expresión facial tranquila y rejalada, con las orejas hacia delante.

En el caso contrario, si se tocan las zonas prohibidas como la barriga, el lomo y la base de la cola, el gato no disfrutará en lo absoluto y se sentirá incomodo  de inmediato.

Te interesaría leer: Gánate la confianza de un gato con 5 oxiconsejos

Señales de un gato que disfruta las caricias

Si el gato se siente agobiado gruñirá
Cuando el gato está a gusto con tus cariños, no te volteará la cara, ni agitará su cola bruscamente o te morderá, sino que actuará de la siguiente forma:
  • El gato es el que inicia el contacto o la interacción.
  • Suele ronronear.
  • Con sus patas delanteras hacen una especie de movimiento parecido a amasar.
  • Su cola se mueve suavemente de un lado a otro.
  • Si detienes las caricias, él va a empujarte cariñosamente para indicarte que continúes.
No a todos los gatos les gusta ser tocados, algunos apenas lo soportan y otros lo aman si lo acarician adecuadamente. En cualquiera de los casos es importante respetar ciertos límites para evitar que el instinto salvaje del minino se revele.

¿Ya sabías como acariciar a tu gato? Cuéntanos tu experiencia a través de nuestras redes sociales y no olvides seguirnos en Facebook ¡Somos el vínculo que nos une!