Última Hora

Si estás embarazada, tener un perro puede resultar beneficioso

A pesar de algunas creencias negativas, convivir con una mascota durante esta etapa tiene varios beneficios. Su compañía, amor y protección se duplicará, pues tiene la capacidad de entender que pronto llegará un nuevo miembro a la familia

Cuando una mujer se entera que está embarazada es normal que se llene de dudas y preguntas. Si tiene un canino en casa, posiblemente pase por su cabeza la duda sobre conservar o no a su mascota.  Sin embargo, un acompañante de 4 patas no es tan malo como se cree.


El animal puede contribuir a mantener la salud física y mental de la futura madre, es parte de la familia y como tal se sentirá feliz de vivir esta etapa tan especial para sus dueños. Claro que, no se deben dejar de lado la limpieza y precauciones necesarias para que todo surja con normalidad. Conoce algunos beneficios de tener una mascota durante el embarazo:


Ayuda a mantener la forma física
Sin importar el sexo, el perro sentirá empatía y estará pendiente de la embarazada 
El tener una mascota, específicamente un perro, hace necesario cumplir con ciertos cuidados como alimentarlo, sacarlo a pasear, cepillarle el pelaje, etc.

Está comprobado que para las embarazadas es positivo realizar ejercicio moderadamente, por ello tener que sacar a su mascota a pasear diariamente la ayudará a mantener un buen peso, evitar la hinchazón y retención de líquido y mejorará su sistema cardiovascular en general.


Además la actividad física ayuda a prevenir complicaciones durante el parto y reduce las posibilidades de un embarazo prematuro.


La experiencia diaria con un animal hará que la mujer embarazada continúe desarrollando su vida de acuerdo con sus hábitos, lo que significa que seguirá disfrutando de la conexión y de las actividades placenteras que anteriormente hacía con su mascota.

Reduce la ansiedad y el estrés
El canino puede mejorar la autoestima de la mujer embarazada
Durante el embarazo las hormonas realizan múltiples cambios en las mujeres, esto suele ocasionar estrés o ansiedad, sobre todo en las primerizas. Tener un peludo cerca, dispuesto a dar amor, compañía y cariño es una gran ayuda para relajarse y despejar la mente.

Científicamente está comprobado que el tener una mascota hace feliz a las personas, pues se estimula la segregación de endorfinas, dopamina y oxitocina, –durante la etapa del embarazo esto no es diferente–.

Asimismo, ante los cambios de humor que pueda tener una mujer embarazada, el perro siempre estará ahí para brindarle compañía, sin importar si llora, grita, se enfada o se ríe. Igualmente, será el compañero ideal en caso de que la futura mamá pase mucho tiempo sola en casa.

Aunque hay personas que aun los subestiman, los perros son muy inteligentes e intuitivos, por lo que sabrá que debe estar alerta y cuidar de su dueña cuando se encuentren solos, se convertirá en el mejor guardián de todos.  


Saber que hay un canino en casa genera una sensación de seguridad, no solo para la embarazada sino para toda la familia, ya que él avisará la presencia de personas o animales en los alrededores del hogar.

Tú mascota sabrá que estás embarazada
Será un buen amigo que tratará con delicadeza a su dueña
A pesar de que esto aún no está científicamente comprobado, existen testimonios de muchas madres que afirman que sus mascotas sabían –incluso antes que ellas– sobre sus embarazos.

No es extraño pensar que esto sea posible, pues lo que sí está comprobado es que a través del olfato los perros pueden detectar enfermedades como el cáncer. Si la conexión de la mujer embarazada con su mascota es muy fuerte, no será difícil para el animal sospechar que algo nuevo está sucediendo en su dueña.

Otro beneficio de tener un canino durante esta etapa es el poder prepararse o practicar para ser 
madre, quizás no lo creas, pero convivir con una mascota significa estar a cargo de un ser vivo el 100% del tiempo.


Por ello, la futura madre puede afinar sus dones maternales a través del cuidado del canino, ya que al igual que un bebé, los peludos necesitan atención y cariños diariamente.

No olvides las precauciones
Los niños que crecen junto a mascotas pueden padecer menos enfermedades
Es indispensable que la mascota esté vacunada contra la rabia, el parvovirus y el coronavirus, asimismo debe estar desparasitada. La higiene se debe mantener en todo momento, así que la embarazada no debería recoger las heces del perro o compartir su comida, para evitar las bacterias.


 Durante los paseos es recomendable ir con otra persona en caso de que el animal sea muy impulsivo o juguetón y pueda escaparse o tirar de la correa, así se evitaran posibles caídas o accidentes.

Cuando el bebé nazca, seguramente el canino será su mejor amigo y protector. ¿Conoces algún otro beneficio? No dudes en compartirlo en nuestro Facebook