Última Hora

En qué consiste el asma felina, causas y síntomas

Un gato con esta enfermedad suele presentar una tos muy intensa y dificultad para respirar, aparece comúnmente durante los primero años de vida y en caso de no ser tratada, se puede agravar y causar la muerte del animal

El asma es una enfermedad respiratoria causada por la opresión de los bronquios –los cuales son los conductos responsables de trasportar el aire desde la tráquea a los pulmones–.

El estrechamiento de los bronquios ocurre cuando el sistema inmunitario del animal reacciona exageradamente ante la presencia de un alérgeno –puede ser polvo, humo de cigarrillo, perfumes, productos de limpieza, etc. – Esto a su vez hace que al felino le cueste respirar, especialmente cuando llega el momento de expulsar o exhalar el aire.


El no poder respirar hará que el animal comience a sufrir un ataque de nervios, lo cual puede empeorar la situación. Ante este escenario, el veterinario suele decidir sedarlo.

Causas de la anemia felina
El asma se presenta en 1% de los gatos en EEUU, según estudio
Esta afección también se conoce como bronquitis alérgica, debido a la reacción exagerada del sistema inmunitario. Suele aparecer cuando el minino está joven, entre los 2 y 8 años –aunque cualquier gato la puede padecer–.

Entre las distintas causas están la contaminación del ambiente, la exposición al humo de tabaco, el moho, los ácaros  y el humo de la chimenea. También puede ser producida por el olor de algunos productos de limpieza, ambientadores o aerosoles.


En cuanto a la arena del gato, se debe estar atento de que no expulse polvo o que no tenga un fuerte aroma, pues esto puede ocasionar que los bronquios se inflamen. Además algunos alimentos también podrían provocar alergias en el felino.

Síntomas en un gato asmático
El siamés y el himalayo son propensos a padecer más asma que otras razas
Los síntomas más comunes son una tos persistente –a veces parece ser una tos seca, como si el gato se estuviera atragantando–; silbidos al exhalar el airedificultad para respirar –intentará hacerlo más rápido ante la falta de oxígeno, incluso utilizará la boca, pues no le entrará suficiente aire por la nariz–

Ante la falta de oxígeno, el felino asmático evitará moverse y le faltará energía, los labios y encías pueden volverse azules. Además puede llegar a expulsar una mucosidad espumosa y de color violeta.


Un ataque agudo de asma puede ser mortal. Los síntomas podrían agravarse con el tiempo, por lo que ante la presencia de alguno de ellos, es necesario llevar al animal al veterinario para prevenir la enfermedad con tiempo.

¿Existe tratamiento?
El asma se divide en 4 categorías: leve, moderado, severo y mortal
El asma felina puede asemejarse a otras enfermedades como problemas cardiacos o neumonía. Por ello antes de un tratamiento específico, el especialista debe asegurarse de que en verdad se trata de esta enfermedad.

Ya que no existe una prueba específica para diagnosticar el asma, el veterinario realizará exámenes de sangre, de heces, radiografía de tórax o un lavado broncoalveolar.  

Una vez que se ha confirmado el asma, el tratamiento dependerá de la edad y tamaño del felino, asimismo el veterinario tomará en cuenta si existe otra patología.  Esta enfermedad no puede curarse, por lo que la medicación suele ser para toda la vida –con periodos en los que se podrá detener–.

El objetivo del tratamiento será prevenir el estrechamiento de los bronquios, para así reducir los continuos ataques de asma.  Para ello, el veterinario recetará uno o dos fármacos que pueden ser suministrados por el propio dueño.


Las visitas continuas al veterinario serán necesarias para evaluar cómo responde el felino ante los medicamentos.

Consejos para evitar un ataque
Un gato asmático puede llevar una vida normal con los cuidados necesarios
Un gato asmático debe evitar estar en contacto con polvo o cualquier tipo de alérgenos que puedan causarle la afección, así pues, lo más recomendable es eludir los insecticidas, aerosoles y cajas de arena que emitan residuos.

Del mismo modo es necesario controlar el peso del animal, reducir el estrés, mantener aireado y limpio el hogar y sobre todo, ¡no fumar cerca de tu peludo!


No olvides visitar a tu veterinario de confianza para mayor información, pues este artículo es meramente informativo.

El diagnostico a tiempo es la clave para evitar que el asma avance. Recuerda buscarnos y seguirnos en Facebook ¡te esperamos!