7 curiosidades sobre las jirafas

 

Cuando hablamos de animales del reino animal sin duda este destaca porque su gran tamaño lo hace realmente sorprendentes, sin embargo, organismos internacionales advierten que la vida de estos seres está en peligro, debido a que viven una extinción silenciosa, ya que su número sigue disminuyendo y parece que esto está opacado si se compara con el espacio que se le da día a día a otras especies. Amigos sean bienvenidos, el día de hoy estaremos conociendo 7 curiosidades sobre las jirafas, un animal que duerme poco, que puede aguantar varios sin tomar agua y que cuenta con otros datos que de seguro te van a sorprender. Ahora sí comencemos.



Número 1: Las jirafas no duermen

Cuando hablamos de dormir, las jirafas podrían llevarse varios premios. Comencemos con el tiempo. Los estudios han demostrado que duermen dos horas al día, en periodos cortos que van de 10 minutos cada uno, solo cuando se sienten muy seguras pueden hacerlo hasta por 20 minutos.  Cuando duermen lo hacen de pie, y esto ocurre para poder actuar lo más rápido posible ante el ataque inminente de un depredador.


Durante mucho tiempo se especuló que no dormían, pero esto resulta casi imposible, sin embargo, sigo siendo muy sorprendente que solo necesiten dos horas y en intervalos tan cortos para poder descansar, además se les hace imposible conseguir un sueño profundo. A pesar de esto, las jirafas pueden tumbarse sobre el suelo cuando están muy cansadas. Al hacerlo, apoyan la cabeza sobre su lomo para estar más cómodas.

Número 2: El animal terrestre más alto del mundo

La jirafa es el animal más alto del mundo entre todos aquellos terrestre, llegan a tener una altura de casi 6 metros, esta es una de las características más distintivas de estos imponentes animales, y además le permite poder tener una visión completa para ver desde lejos a posibles depredadores, como te podrás imaginar es gracias a su cuello que logran este tamaño. La evolución jugó un papel importante, ya que al tener un cuello mayor podían conseguir alimentos en lugares más altos y así no tener que competir por comida con otras especies.


Sin embargo, un estudio determinó que tener un cuello tan grande puede afectarles de gran manera cuando hay sequías o problemas climáticos, que hacen que el alimento pueda disminuir. No solo el cuello es sorprendente, sus patas también lo son y le permiten alcanzar velocidades de entre 20 a 50 kilómetros por hora y dar zancadas de incluso hasta 4 metros.

Número 3: Pueden aguantar varios días sin beber agua

La jirafa es un animal del continente africano, su área de distribución es bastante dispersa, desde el Chad hasta Sudáfrica, y desde Níger hasta Somalia, están por lo tanto adaptado a zonas áridas y de difícil acceso de agua dulce, por lo cual pueden aguantar varios días sin beber agua. Esto se debe a que los líquidos los obtienen, en gran parte, de las hojas y frutas que consumen.


Tomar agua es también uno de los momentos más complicados para esta especie, al ser tan altas, su complexión física hace que les cueste mucho beber agua. Lo que hacen es una maniobra algo complicada con su cuerpo, es decir, extienden sus patas de lado a lado, luego estiran el cuello hacia abajo y a la vez están en una posición algo vulnerable a cualquier ataque de otros animales. Por esto lo tienen tan difícil a la hora de hacer una de las acciones más cotidianas y necesarias para todos.

Número 4: Las manchas indican su edad

Las manchas tienen muchas funciones en la vida de las jirafas. Mientras más oscuras sean las manchas será una muestra de mayor edad, mientras más claras sean estas estaremos ante ejemplares más jóvenes. La esperanza de vida de estos animales puede llegar a los 25 años de edad. Otro dato interesante sobre las manchas es que son como las huellas dactilares en los seres humanos, la forma y los patrones varía entre individuos.


Un estudio también determinó que las crías heredan los patrones de las madres y mientras más redondas son las manchas de las jirafas jóvenes, mayores son las tasas de supervivencia, y estas le sirven como camuflaje en la sabana africana. Incluso cuando Julio César las llevó por vez primera a Europa fueron bautizadas cameleopardo, la mezcla de camello y leopardo, incluso este sigue siendo parte de su nombre científico en latín.

Número 5: Significado de sus cuernos

Los pequeños cuernos de las jirafas permiten distinguir su sexo. Las hembras tienen los cuernos cubiertos de pelo en la parte superior, mientras que los machos no. Esto se debe a que los machos en sus continuos envites por las hembras, van perdiendo el pelo de sus cuernos. Aunque todavía no se ha llegado a un consenso definitivo, numerosos estudios apoyan la teoría de que los osiconos (como se llaman los cuernos) ayudan a regular la temperatura del animal.


Durante el parto, se aplanan para no dificultar la salida del feto y se yerguen a los pocos días. A medida que el individuo crece, se va formando hueso bajo la piel, ya cuando tienen entre 4 a 7 años, los cuernos están totalmente fusionados con el cráneo de la jirafa. Los machos, además, pierden el penacho de pelos en la punta de los cuernos debido a este crecimiento de hueso y a que los emplean para pelear entre sí, dando “cornadas” con ellos a sus rivales y combinando esto con “latigazos” del cuello.

Número 6: Viven una extinción silenciosa

Debemos aclarar que las jirafas no están en peligro crítico de extinción, sin embargo, desde el año 1985 a 2015 se ha visto una reducción de hasta el 40% de los ejemplares de esta especie, uno de los grandes problemas que enfrentan son en gran medida la reducción de su hábitat natural y las sequías producidas por parte del calentamiento global y la caza furtiva por lo codiciada que son sus pieles.


El crecimiento demográfico humano tuvo efectos negativos sobre muchas subpoblaciones de jirafas. La caza ilegal, la pérdida de hábitats y los cambios derivados de la expansión de la agricultura y la minería las han diezmado. También los conflictos crecientes entre los seres humanos y la vida silvestre, y los disturbios civiles, son factores importantes que empujan hacia la extinción.

Y datos extras sobre este animal

También resulta muy curioso saber que su corazón puede pesar hasta 11 kg. Esto tiene que ver con que el sistema circulatorio de la jirafa tiene varias adaptaciones para su gran altura. Su lengua es azul y puede llegar a medir hasta 50 centímetros, Esto les permite alcanzar las hojas más altas y evitar las púas de las acacias.


El nacimiento de las jirafas y la rapidez con la que las crías son capaces de levantarse, fue lo que motivó a la NASA a establecer el “Proceso de Presión Negativa de la parte inferior del cuerpo”, para superar el debilitamiento de las venas de los astronautas, en condiciones de ingravidez.

No es fácil escuchar a las jirafas, emiten leves silbidos y sonidos imperceptibles al oído del ser humano.

No en vano, la palabra jirafa procede del árabe zarafa que significa “caminante rápido“, debido a que la envergadura de sus patas le permite dar largas zancadas. Por lo que no sólo corren rápido, sino que su paso de por sí, ya es una carrera.


La jirafa es un animal fantástico y único, un faro en la sabana africana que a pesar de su imponente porte no es agresivo y puede vivir una vida larga si entre todos trabajamos para evitar su extinción. Puedes escribir tu opinión en los comentarios.

Si te gustó este post visita nuestras redes sociales, allí encontrarás más contenido ¡Hasta la próxima!

Tags

Top Post Ad

Below Post Ad

Videos