Por qué mi perro sangra por la nariz

 

Un sangrado en cualquier parte del cuerpo de nuestra mascota puede preocuparnos y hacernos pensar lo peor, precisamente porque la sangre suele ser muy escandalosa.

Cuando esto ocurre en la nariz se conoce como epistaxis, y la mayoría de las causas que la producen son problemas leves con tratamientos sencillos. Aunque igual no hay que descartar la importancia de ir a un veterinario cuando se presenta.

A continuación te explicamos mejor cuales son causas y qué puedes hacer en cada caso ¡No te lo pierdas!

1. Presencia de cuerpos extraños


Este es un motivo muy común de sangrado nasal en los perros, ya que objetos como espigas, astillas de madera o cualquier cosa pequeña puede entrar en alguno de los orificios y causar daño.

Debido a la irritación que esto produce el animal además de sangrar comenzará a estornudar o toser frecuentemente y a rascarse la nariz con las patas o contra el suelo.

En caso de que el objeto esté visible y no tan profundo puedes probar sacarlo con unas pinzas largas, peros si en cambio no logras verlo porque está  muy adentro lo recomendable es que acudas al veterinario para que él lo extraiga.

2. Infecciones

En la nariz se encuentra una mucosa llena de vasos sanguíneos la cual es muy sensible y puede verse afectada por hongos o bacterias capaces de causar un sangrado nasal.

Cuando esto sucede también notarás tos, ruidos al respirar, mucosidad y estornudos. En otros casos la infección puede desarrollarse en la boca –como por ejemplo un absceso dental– y llegar hasta  la parte del hocico en donde está la cavidad nasal.

Si el absceso se rompe al llegar a la cavidad nasal el sangrado será evidente, quizás en un solo orificio.  Normalmente en esta situación el médico le recetará  antibióticos o antifúngicos para acabar con las bacterias y los hongos.

3. Enfermedades que hacen sangrar la nariz


Leishmaniosis: es una enfermedad infecciosa causada por un parásito que se alberga en el organismo del animal a través de la picadura de un grupo de mosquitos llamados flebótomos.

Cuando el perro la padece puede presentar sangrados por la nariz, lagrimeo excesivo, caída del pelo, parpados inflamados, cojeras, etc.

Erlichiosis canina: se trata de una patología trasmitida por la mordedura de las garrapatas, aparte del sangrado nasal causa fiebre, vómitos, dolores musculares, debilidad y pérdida de peso.

Hemofilia: se debe a una coagulación deficiente de la sangre, por lo que la circulación es muy líquida y ante cualquier lesión ocurre un sangrado excesivo.

El peludo puede presentar sangrado en la nariz, en las encías, en la orina, etc. Las hembras son las portadoras de esta patología.

Enfermedad de von Willebrand: es un problema que se caracteriza por un funcionamiento deficiente de las plaquetas, entre sus síntomas están las hemorragias nasales, gingivales y la presencia de sangre en heces u orina.

Coagulación intravascular diseminada (CID): ocurre en algunas situaciones como por ejemplo golpes de calor, estados de shock, infecciones, etc. se manifiesta en forma de hemorragias nasales, bucales, gastrointestinales e incluso puede provocar la muerte del perro.

¿Qué hacer para ayudar a mi perro cuando sangra por la nariz?


Lo primero que puedes hacer es mantener a tu perro tranquilo, por lo que es muy importante que no te note nervioso. Si el animal se altera aumentará la hemorragia.

Luego coloca un hielo envuelto en tela o un paño húmedo en la parte superior del hocico, para contraer los vasos sanguíneos y ralentizar la hemorragia.

Si el hocico del perro es chato asegúrate que pueda respirar bien. Por último, no administres ningún medicamento sin autorización de un veterinario.

En caso de que el sangrado no pare dirígete rápidamente al especialista y sigue al pie de la letra las indicaciones que te den, pues de ello depende el bienestar del peludo.

Si te gustó este post recuerda seguirnos en las Redes Sociales para más contenido similar ¡Hasta la próxima!

Top Post Ad

Below Post Ad

Videos