Última Hora

El silencioso dolor de las mascotas en tiempos de pandemia


Los titulares de las noticias a nivel mundial tienen algo en común, todos hablan del Covid-19, las muertes, la cuarentena, el miedo, pero, lo que muy pocos han reseñado es el dolor que hoy sienten decenas de mascotas que son abandonadas producto del pánico y la desinformación que impera en una sociedad que busca protegerse, a como dé lugar, del coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que los animales no contraen el Covid-19. Si bien existe desde hace mucho el coronavirus canino y felino, nada tiene que ver con la pandemia que ha cobrado la vida de 11mil personas en todo el mundo.

La aseveración emitida por la OMS parece no importarle a muchos que prefieren “prevenir que lamentar” y si esto incluye deshacerse de sus mascotas, así será. La lealtad y el amor terminan siendo un sentimiento unidireccional, porque en tiempos de pandemia la reciprocidad y el respeto por nuestros amigos de cuatro patas, también se fueron de cuarentena.

Desde China hasta España se han registrado abandonos. Quienes ayer daban amor, hoy deambulan por las calles sin entender qué pasó. El medio de comunicación europeo El Diario de Barcelona escribió hace días que existen casos extremos de personas lanzan desde las ventanas a sus mascotas.



¿Puede el coronavirus mostrar la peor cara de una sociedad sumida en la histeria y el pánico? La respuesta es clara, sí. Y son las mascotas, esos fieles compañeros, quienes deben pagar la cuota del abandono y la soledad.

Pero en medio de malas noticias, hay actos que demuestran que no todo está perdido. En un centro de adultos mayores, Tonka, un perro de terapia, visita a los abuelos por las ventanas para animarlos durante la pandemia.

A los dueños de mascotas, no teman. El abandono y el sacrificio no solucionarán nada, el amor sí. Te aseguramos que la compañía de ese peludo o minino harán más llevaderos estos difíciles días y recuerda que “Hasta que no hayas amado a un animal, parte de tu alma estará dormida” Anatole France.

Comparte este artículo con tus amigos y dile ¡No al abandono!