Última Hora

Coronavirus felino, conoce sus síntomas y tratamiento


El coronavirus felino, como su nombre lo indica, es un virus que se proyecta en el exterior de tu minino en forma de corona, de allí proviene su nombre. ¡No te preocupes! Es una enfermedad que no soporta las altas temperaturas ni los desinfectantes.

Esta patología ataca principalmente las células del epitelio del intestino de los felinos, por lo general, el animal afectado presenta gastroenteritis leves y crónicas.

¿Cómo se contagia?

Gráfica cortesía Cadena Ser

El virus viaja por las heces y esta es la principal fuente de contagio. Un dato que debes conocer sobre la enfermedad, es que es un virus que muta, es decir, da lugar a otras patologías como la peritonitis infecciosa en gatos.

Todos los mininos son propensos a sufrir esta enfermedad, por lo general los gatos menores de un año y los ancianos y débiles son los más vulnerables.

Si bien hay diversas cepas de coronavirus que pueden transmitirse de un animal a una persona, la enfermedad que se presenta en los felinos no se puede contagiar a los humanos.

¿Cómo sé si mi gato tiene coronavirus?

Los síntomas del coronavirus felinos son muy notables y tienen que ver con la gastroenteritis leve y crónica que produce en los gatos. Un minino con el virus presentará:

  • Diarrea
  • Letargo
  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Vómito


Muchos gatos tienen el virus pero no presentan síntomas, sin embargo debes estar alerta porque esta enfermedad tiende a mutar y desarrollar otras patologías que ponen a tu minino en peligro.

Y… ¿si muta la enfermedad?

Como te contamos al inicio, el coronavirus se puede transformar en peritonitis infecciosa felina (PIF) y existen dos tipos, la seca y la húmeda.

La primera trae como consecuencia la pérdida de peso de tu minino, anemia, inapetencia, fiebre, depresión, edema corneal y acumulación de líquido.

La PIF húmeda se caracteriza por la formación de fluidos  en diferentes cavidades del animal.

Por lo general sus síntomas son vómito, abdomen inflamado, diarrea, letargia, constipación, nódulos linfáticos y riñones inflamados.

Esta mutación del virus es el más grave ya que puede acabar con la vida de tu felino entre cinco y siete semanas. Mientras que un gato con PIF seco vive hasta un año.

¿Existe tratamiento?

Cortesía

Como es una enfermedad vírica, no existe tratamiento para atacarla. Por lo general los veterinarios suelen colocar medicamentos para detener los síntomas y que el sistema inmunológico del minino haga su trabajo.

Para prevenir la enfermedad se recomienda vacunar a tu mascota y colocar varios areneros en tu casa si tienes más de un gato.

Te recordamos que este artículo es informativo, lo ideal es llevar a tu minino al veterinario y que sea un experto quien te indique qué hacer.

Únete a nuestra comunidad en Facebook ¡Te esperamos!
Oxitocina Animal