Perros

[Perros][btop]

Noticias

El gato Burmés con la personalidad de un perro




Este gatito procede de Birmania, es cariñoso  y familiar, le encanta  observar el mundo que los rodea y su lugar preferido puede ser una ventana grande con amplias vistas.

Aunque la procedencia real es de Tailandia, varias leyendas se relacionan a la historia del gato Burmés, la más creíble es la del viaje de una pequeña gatita que viajó de Birmania hasta los Estados Unidos junto al psicólogo Joseph Thomsonp.

Fue precisamente éste médico quien comenzó a experimentar con cruces de gatos de diferentes razas para conseguir fijar en los cachorros las características que más le atraían de dichos animales. El primer cruce lo realizó con un gato siamés, y los gato que nacieron adquirieron los rasgos de amabas razas.

Continuaron los cruces entre la primera gata y otros gatos, incluso algunos de sus propias camadas, hasta que el doctor consiguió dar con un animal cercano al gato Burmés tal como se conoce hoy en día.

Características del Burmés

-Es un gato de tamaño mediano, con formas compactas y musculatura muy desarrolladas. . Esta raza es uniforme tanto en lo referente al aspecto como al tacto, y tiene mucha fuerza.

Los machos tienen un peso aproximado de 5 kilos, mientras que las hembras de 3 a 5 kilos

-Su cabeza es muy redonda con mejillas salientes, ojos separados y bien despiertos, y por lo general, de color dorado. Las puntas de las orejas también son redondas.

-El pelaje es corto y suave. Puede variar en cuanto a los colores que pueden ser: marrón, azul, chocolate, lila, rojo y crema. Normalmente la zona del pecho es mucho más clara que el resto del cuerpo. Pese a que estos colores son aceptados, la amplia mayoría de los burmeses son de color marrón oscuro.

-Tienen un promedio de vida de 9 a 13 años.

Personalidad del  Burmés o gato-perro




Es un gato dulce, cariñoso y muy familiar. Les encanta pasar tiempo con su familia y otras mascotas.

Los cachorros son gatos activos y curiosos y se adaptan muy bien a los cambios.

Las hembras tienden a ser más activas y a buscar la atención de sus dueños, mientras que los machos tienden a descansar y dormir durante más tiempo.
Les gusta observar todo lo que está a su alrededor. Se sienten cómodos compartiendo con otros gatos Burmés, pero pueden no llevarse muy bien con otras razas.

Aunque son placidos, tienden a ser muy infantiles y aman su tiempo de juegos diarios. Les gusta las caricias y que les froten el estómago.

Es una raza fácil de educar y de tener como animal de compañía, en ocasiones se les compara con la personalidad de los perros, por su increíble apego ilimitado hacía su dueños.

 Cuidados especiales de la raza

Alimentos de calidad y un menú  balanceado hará que el felino crezca y se mantenga saludable.

Cepillarlo al menos dos veces por semana para eliminar el pelo muerto y así reducir el riesgo de que le hagan bolas de pelos y que el mismo animal se los trague.

Evitar el sobrepeso con rutinas diarias de ejercicios y juegos.

Acudir al veterinario con frecuencia y llevar al día la cartilla de desparasitaciones y vacunas.

Una curiosidad del Burmés…

Su maullido es muy distinto al de otras razas, su voz suena más ronca y raspada, como si estuviera quedando afónico de tanto hablar. Y en la época de celo su voz se tornará más aguda e insistente.




¡Te invitamos a seguirnos en Facebook y todas nuestras redes sociales!