Última Hora

Síntomas, tratamiento y prevención de la hepatitis canina


Se produce por una inflamación del hígado –que puede ocasionarse por varias causas–.  Es una enfermedad contagiosa y en ocasiones mortal, la cual no guarda ninguna relación con la hepatitis humana

Los cachorros y perros jóvenes suelen tener mayor riesgo ya que su sistema inmunológico se encuentra en desarrollo. Durante el progreso de esta enfermedad las células que conformar el hígado sufren distintos tipos de daño. Además también puede esparcirse y atacar otros órganos vitales.

El hígado de los perros cumple un funcionamiento muy similar al de los humanos, lo que quiere decir que es indispensable para el equilibrio del organismo. Entre sus principales funciones están:
  • Ayudar en el almacenamiento de vitaminas y minerales.
  • Producir sustancias que permiten la coagulación de la sangre.
  • Asimilar las grasas y carbohidratos y sintetizar proteínas.
  • Elimina los desechos tóxicos  o sustancias perjudiciales.



Causas y tipos de hepatitis
Según estudios, el hígado canino ejecuta más de mil tareas en el organismo
Las razones de esta enfermedad varían, pero la más conocida es el virus llamado adenovirus canino –el cual ataca el hígado, el bazo y demás órganos–. Su principal forma de propagarse es cuando el perro ingiere o está en contacto con la orina, heces o saliva de otros canes infectados.

Igualmente la mala alimentación y la intoxicación por comida, medicamentos o productos tóxicos pueden producirla. Es un virus tan potente que a pesar de que el animal se recupere, puede seguir expulsando el virus a través de su orina, heces y flujos nasales durante 6 meses.

En cuanto a los tipos de hepatitis, existen 3, los cuales son:

Hepatitis común: la cual causa la inflamación del hígado debido a la ingesta de sustancias toxicas. Los síntomas suelen aparecer cuando ya está muy avanzada.

Hepatitis autoinmune: que se produce cuando el sistema inmunitario del animal ataca las células del hígado debido a que las confunde con agentes malignos.

Hepatitis infecciosa o viral: es provocada por el adenovirus canino tipo 1, se contagia fácilmente y afecta sobre todo a perritos menores de un año. Es un virus resistente que puede ocasionar la muerte de la mascota.

Síntomas de la hepatitis
El canino debe guardar reposo mientras presenta los síntomas de la enfermedad

Las principales señales de esta afección son las siguientes:
  • Vómitos y diarreas.
  • Dólar e inflamación en la zona abdominal.
  • Falta de apetito y fiebre.
  • Sed excesiva.
  • Coloración amarillenta en ojos y mucosas –algunas veces presentan sangre–.
  • Perdida de la coordinación y/o convulsiones.

Cabe destacar que estas señales no se presentan a la misma vez o en algunos casos solo se muestran algunas. Ante cualquier sospecha de una posible hepatitis, el dueño de la mascota debe acudir lo más pronto posible con un médico veterinario.

Tratamiento y prevención
El perro infectado debe permanecer aislado y mantenerse un entorno altamente higiénico
Como otras afecciones, el tratamiento dependerá de la razón que originó la hepatitis. En el caso de la hepatitis infecciosa no existe cura, por lo que en un canino infectado se tratará de controlar la enfermedad para reducir al mínimo los daños que ocasiona.

La hepatitis común en cambio, es la más sencilla de tratar y solo suele conllevar una dieta estricta recetada por el médico. Y en la autoinmune, el perro recibe una medicación precisa con el objetivo de controlar las funciones de su sistema inmunitario.

En los casos más graves, se recurre a la hospitalización del canino y la aplicación de líquidos intravenosos para reducir la deshidratación.

En cuanto en la prevención, lo mejor siempre será vacunar –especialmente para la hepatitis infecciosa –.  Asimismo, se debe poner atención en otorgarle a la mascota una alimentación balanceada, ejercicio diario y la distancia total con sustancias toxicas.

Recuerda que este artículo es meramente informativo, así que para más información –y ante cualquier inconveniente– recurre a un veterinario.

Las vacunas desde temprana edad son el mejor escudo contra enfermedades. Encuentra mucho más contenido de interés en nuestro Facebook ¡te esperamos!

No hay comentarios