Perros

[Perros][btop]

Noticias

Los chimpancés poseen una memoria visual “superior” a los humanos, según estudio



El primatólogo japonés, Tetsuro Matsuzawa, presentó los resultados de su último estudio, en el cual afirma que estos animales pueden memorizar rápidamente números que desaparecen en una fracción de segundo

Los chimpancés jóvenes pueden retener y luego señalar una secuencia del 1 al 9 que desaparece al instante, algo que para los seres humanos es imposible. Esta especie ha reforzado su capacidad de memorizar como una forma de supervivencia, pues necesitan reconocer donde está el alimento.

Actividades sencillas de memoria las logran de forma más rápida y con más facilidad que el hombre. Así lo ha explicado el primatólogo Tetsuro Matsuzawa –quien ha estudiado la inteligencia de los chimpancés por 42 años– durante la jornada “Evolución de la mente humana vista desde el estudio de la mente de un chimpancé”, de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica.

Matsuzawa también afirma que los seres humanos perdieron esta capacidad visual al desarrollar el lenguaje, ya que han tenido la necesidad de comunicarse entre sí, los chimpancés  por su parte, carecen de esta motivación, por lo que a cambio, han logrado tener una memoria visual superior. Esto es lo que el primatólogo denomina como "hipótesis de intercambio cognitivo".

Nuestros primos más cercanos

Según la genética, el ser humano es 98,77% chimpancé, a pesar de vernos tan diferentes físicamente, Matsuzawa comenta que al estudiar estos primates tanto en libertad como en los laboratorios , se puede notar que son muy parecidos y cercanos al hombre. “Humanos y chimpancés somos casi la misma criatura.”

Para el primatólogo, gran parte de nuestro sistema cognitivo tiene origen en estos primates, por ello, “comprender la mente de un chimpancé es como abrir una ventana a la mente humana” afirma el científico.

Ai y Ayumu

En su laboratorio en la Universidad de Kioto, Matsuzawa tiene una chimpancé llamada Ai –que significa amor en Japón–, la cual conoció con apenas un año de edad y  es parte esencial de  mayoría de sus investigaciones.
Ai tuvo una cría –llamada Ayumu– de la cual nunca ha sido separada, pues anteriormente lo común en el laboratorio era alejar a las crías de sus madres. Esta acción ha permitido que ellas tengan más confianza cuando se les realizan los estudios.

Asimismo, Ai y Ayumu viven con otros chimpancés que entran y salen libremente de sus jaulas, además de no ser forzados a realizarse experimentos.


Comenta, comparte y síguenos en nuestro Facebook ¡te esperamos!